Decimos que un cabello está dañado cuando afecta a las propiedades internas del cabello, con lo que es necesario recurrir a productos que actúen desde la misma raíz del cabello, y esto es justamente lo que denominamos productos reparadores.

En determinadas ocasiones nuestro cabello se puede ver bastante dañado debido, por ejemplo, a prolongadas exposiciones al sol, al cloro de las piscinas, el viento, tintes agresivos, decoloraciones o uso continuado de secadores o planchas.

Son algunos de estos factores los que hacen que poco a poco se vaya perdiendo la vitalidad interior del pelo, afectando a la médula y al córtex de nuestro cabello. Por ello, es necesario ir más allá del producto hidratante y recurrir a productos que aporten los nutrientes necesarios al interior del cabello para que este recupere su fuerza natural, suavidad y luminosidad.

This post is also available in: Inglés

FacebookTwitterMore...