Todos sabemos la importancia de mantener nuestra piel hidratada, sobre todo en los períodos del año cuando nuestra piel está más expuesta al sol.

Numerosos dermatólogos señalan al sol como máximo responsable de la falta de hidratación de nuestra piel y, con ello, aparecen las arrugas, las hiperpigmentaciones y otros problemas que provocan la aceleración del envejecimeinto.

Aunque se ha avanzado mucho en este área, siguen siendo las cremas que provienen de los productos más naturales las más recomendadas por los especialistas para evitar la sequedad y la deshidratación.

Hoy concretamente queremos hablaros de la aloe vera y la rosa mosqueta.

Los aceites o cremas de rosa mosqueta se extraen directamente de la semilla de esta flor, que se caracteriza por su efecto cicatrizante. Está comprobado que ayuda a regenerar la membrana celular y renovar los tejidos cutáneos.

Por último, la aloe vera, cuyo uso medicinal y cosmético se remonta a la Antigüedad, destaca por la acción de sus nutrientes: vitaminas, minerales, aminoácidos y las enzimas que estimulan la generación de nueva células. Su alta capacidad absorbente penetra en las tres capas de la piel: epidermis, dermis y  la hipodermis, ayudando a retrasar la aparición de arrugas y también a la prevención o eliminación de pequeñas estrías. El principio activo está formado por el jugo desecado de las células secretoras de las hojas.

This post is also available in: Inglés

FacebookTwitterMore...