Además de la textura, las cremas y los aceites son dos tipos de productos cosméticos cuyo uso dependerá de los objetivos que queramos alcanzar, así como del tipo de piel y cabello que tengamos.

Así, las cremas tienen una textura más suave. Son ideales para proteger la piel en el invierno y son también muy adecuadas para pieles expuestas a entornos muy secos debido, por ejemplo, al aire acondicionado o la calefacción. Son productos ideales tanto para pieles secas como grasas, simplemente es saber elegir el tipo de principio activo que mejor se adecua a cada persona.

Por el contrario, los aceites se recomiendan para pieles o cabellos muy secos y no para pieles muy grasas. En los últimos años se está extendiendo su uso para el cabello, ya que se ha demostrado que es un producto ideal para hidratar y dar brillo no sólo para la piel sino también para el cabello, de ahí que cada vez sea más frecuente el uso de esta textura para productos capilares.

This post is also available in: Inglés

FacebookTwitterMore...